Ecuador: una sorpresa ‘buenaza’

IMG_0507 IMG_0505IMG_0854

Y de pronto el paisaje cambió por completo.  La aridez de la costa peruana se transformó en exuberancia, cruzamos la frontera sin problemas y Francisca estrenó la panamericana ecuatoriana. A  los lados de la ruta un desfile de enormes plantas de bananas. En menos de 20 km nos pararon tres veces para controles. Los papeles, el matafuegos, el botiquín, y el último, un comando antidrogas. El policía corpulento y con cara de pocos amigos desconfió de la pinta de Francisca (y nuestra?) y pretendía desmontar el techo  a ver si en el doble fondo traíamos un botín. La escena surreal. Con una navaja pretendía desarmar el techo que había costado lo suyo encastrar, Catire le iba diciendo: si lo saca, usted lo pone. Ya me veía todos detenidos. Por suerte desistió y seguimos viaje. Sigue leyendo

Anuncios